Esquilache

Argumento

Madrid. Domingo de Ramos de 1766.

Cuando el Marqués de Esquilache llega a la Casa de las Siete Chimeneas, su residencia habitual, todavía se oyen por las calles los gritos de ¡Muerte al mal gobierno! ¡Muera Esquilache! que lanza la gente en pleno motín. Acompañado por su secretario Antonio Campos, comprueba horrorizado el efecto del saqueo y destrozos de la casa.

La acción transcurre durante el reinado de Carlos III, en el siglo XVIII, siglo de la Ilustración.
Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache, ministro de Hacienda y de la Guerra, fue el encargado por el Rey de reconstruir y modernizar España, promulgando leyes que el pueblo, manipulado por una parte de la nobleza y otras fuerzas conservadoras, consideró contrarias a sus intereses.

Los motivos más inmediatos que originaron la revuelta popular conocida como el “Motín de Esquilache” fueron sus medidas para el saneamiento de la ciudad y, especialmente, la prohibición de vestir capa larga y sombrero de ala ancha, que favorecía el ocultamiento de las armas y dificultaba el reconocimiento de los delincuentes.

Después de enfrentarse a un grupo de embozados, Esquilache, Fernanda, su doncella, y Campos consiguen dirigirse hacia el Palacio Real. El Marqués va recordando los acontecimientos que han promovido esa ola de violencia. Rememora sus últimas entrevistas con el rey Carlos III; sus enfrentamientos con los nobles; la corrupción de Pastora su esposa y, sobre todo, su relación con Fernanda, su doncella, por la que se siente fuertemente atraído.

Tras un dramático viaje por el recuerdo y la violenta noche de un Madrid amotinado, Esquilache llega al Palacio Real. Pronto comprende que está siendo víctima de una conspiración muy hábil dirigida por manos muy cercanas y poderosas.

El pueblo se dirige también al Palacio Real, para exponer al Rey en persona sus peticiones que, entre otras, se concretan en el destierro del Marqués y su familia, y en la anulación del decreto sobre capas y sombreros.

Carlos III deja en manos de su ministro la decisión final. Esquilache comprende que el rey tiene que aceptar las peticiones de los rebeldes para evitar una guerra fraticida. La Reina Madre, Isabel de Farnesio, ya se lo había anticipado durante una partida de cartas: “A veces, en las cartas, es necesario sacrificar un caballo para conservar el rey”.

Esquilache con su familia parte para el destierro y es nombrado embajador en Venecia donde muere.

Le acompaña siempre el recuerdo de su fiel doncella Fernanda y, sobre todo, el del rey Carlos III, a través de sus cartas que, una y otra vez, le van leyendo mientras agoniza.

Ficha Artística

Marqués de Esquilache ……………………… FERNANDO FERNÁN GÓMEZ
Antonio Campos, su secretario ………….. JOSÉ LUIS LÓPEZ VÁZQUEZ
Fernanda, su criada ………………………….. ÁNGELA MOLINA
Marqués de la Ensenada …………………… ÁNGEL DE ANDRÉS
Marquesa de Esquilache …………………… CONCHA VELASCO
El Rey Carlos III ………………………………. ADOLFO MARSILLACH
Isabel de Farnesio ……………………………. AMPARO RIVELLES
Duque de Villasanta …………………………. ALBERTO CLOSAS
Bernardo, un calesero ………………………. FERNANDO VALVERDE
Sabatini ……………………………………………. PACO PORTES
Julián……………………………………………….. JUAN MESEGUER
y amotinados, hampones, etc

Ficha Técnica

Productor …………………………….. JOSÉ SÁMANO
Directora ……………………………… JOSEFINA MOLINA
Argumento…libremente basado en “Un soñador para un pueblo” de……….ANTONIO BUERO VALLEJO

Guion …………..JOAQUÍN ORISTRELL, JOSEFINA MOLINA y JOSÉ SÁMANO

Peluquería…………………………. ESTHER MARTÍN
Figurinista………………………… JAVIER ARTIÑANO
Maquillaje ……………………….. CARLOS PARADELA
Operador ………………………… RAMÓN SEMPERE
Montaje ……………………………. PABLO G. DEL AMO
Director artístico ………………. RAMIRO GÓMEZ y JAVIER ARTIÑANO
Fotografía …………………………..JUAN AMORÓS

Música …………………………….. JOSÉ NIETO
Coordinación General de la Producción ….. Mª DEL CARMEN SAN ROMÁN

Una Producción Sabre Films – Año 1989 – Duración 105 minutos

Premios y Festivales

Festival de Berlín. Selección Oficial representando a España.

Festival de Biarritz. Premio Especial del Jurado.

Festival Latino de Nueva York. Premio a la Mejor Dirección.

American Film Institute. Seleccionada Festival CEE. Mejores películas europeas del año.

Doce nominaciones los premios Goya.

Apuntes

  • “ESQUILACHE” fue la primera película del cine español que abordó el siglo de la Ilustración, el siglo de las Luces, en el que el Rey Carlos III, llegado de Nápoles y con las ideas ilustradas de su época, quiso modernizar España.
  • Se destacó mucho el magnífico reparto conseguido, compuesto todo él por primeras figuras que aceptaron hacer, en algunos casos, apariciones breves pero definitivas para el estilo de la película.
  • Aunque se trata de una adaptación muy libre, debe destacarse que la fundamental base de esta película es la obra teatral de Buero Vallejo “Un soñador para un pueblo”, estrenada bastantes años antes con gran éxito.
  • Faltan escenas y personajes de la obra teatral y hay secuencias y personajes nuevos. La estructura narrativa de la película es muy diferente a la teatral. Pero el inmenso talento de Buero Vallejo para reflejar la esencia de “lo español”, en sus aspectos positivos y negativos, queda patente a lo largo de toda la película.
  • Se cuidaron muy especialmente todos los aspectos relativos a la ambientación y recreación de la época. El resultado fue muy elogiado y valorado.
  • Lo cierto es que, además de los decorados construidos y de todo el vestuario que se recreó con sumo cuidado, se pudo llegar a un acuerdo con Patrimonio Nacional para rodar dentro del Palacio Real, allí donde doscientos años antes habían sucedido realmente los hechos que se filmaban.
  • El rodaje en la Sala Gasparini, donde se desarrollan escenas básicas de la película y donde años atrás se habían desarrollado hechos fundamentales de los que se contaban, fue especialmente curioso. No podía iluminarse con normalidad, no podía tocarse el mobiliario, los actores no podían sentarse en unas sillerías únicas del XVIII… pero, pese a todos los inconvenientes prácticos, mereció la pena el esfuerzo.
  • Sus Majestades los Reyes, descendientes directos de Carlos III, uno de los grandes protagonistas de la película, honraron con su presencia el estreno de la misma, que tuvo posteriormente una magnífica acogida por el público.